Tu primer entrevista de trabajo son tus redes sociales

Cada vez más estudiosos del fenómeno de las redes sociales coinciden en que estos medios se han convertido en el arma secreta.

25 de marzo del 2019

Cada vez más estudiosos del fenómeno de las redes sociales coinciden en que estos medios se han convertido en el arma secreta de los empleadores. En ello están de acuerdo los responsables de la búsqueda y contratación de Recursos Humanos para las empresas.

Las redes sociales guardan y difunden información clave sobre las personas, que son tomadas muy en cuenta por los empleadores, antes de que suceda la famosa entrevista de trabajo presencial.

Las personas utilizan con demasiada frecuencia cuentas personales de Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y otros medios sociales, para expresar opiniones, puntos de vista, declaraciones de su estado de ánimo, publicación de imágenes y videos que suelen ser muy reveladores sobre sus gustos, tendencias, nivel intelectual, apariencia y una serie de datos que son oro molido para las áreas de RH.

Simplemente el dar un like o reenviar una imagen o comentario, con fines de esparcimiento o para asumir una postura política, social o de cualquier preferencia, dice mucho de la personalidad de los individuos.

Parecería que la información que la gente hace pública sobre su vida está sustituyendo a los análisis psicológicos, que tradicionalmente han elaborado los ejecutivos encargados de evaluar y/o recomendar a un posible empleado. Esto puede ser bueno o malo para las personas, dependiendo de qué están proyectando en sus cuentas sociales.

Alfredo Vela, un experto y estudioso de los fenómenos relacionados con Internet y la vida digital, dirige desde Valladolid, España, la firma TICs y Formación, que promueve la capacitación para el trabajo por medios digitales. Él está convencido de que las redes sociales son la primera entrevista de trabajo a la que se somete un candidato, tal vez la más importante, muchas veces sin que éste se entere.

Explica que “sus datos públicos hablan por él: Si publica expresiones como: ‘Ya es lunes de nuevo, qué flojera’, o ‘Por fin es viernes, vámonos de fiesta y a olvidar el trabajo’… Eso retrata a una persona que no le gusta trabajar y que le pesa demasiado la responsabilidad”.

También la reputación on line es fundamental: Si pertenece a tal o cual grupo, si apoya ciertas causas o muestra simpatías por otras, todo influye en la construcción de la imagen propia, de la reputación que no se puede ocultar. A eso se suma la evaluación de habilidades básicas que para los empleadores son muy importantes y nunca pasarán de moda, como la forma de expresarse, la calidad del lenguaje, la redacción y la ortografía, etc.

La gente gusta de subir información que retrata fielmente cuáles son sus afectos, sus preferencias o actitudes ante la vida: Desde fotos familiares hasta expresiones destructivas o conflictivas, hábitos, costumbres, etc.

Todo lo que está en línea importa y hoy en día es lo primero que se evalúa a la hora de considerar a alguien para un puesto de trabajo. “A veces nos preguntamos por qué nunca nos llaman para una entrevista de trabajo”, señala Alfredo Vela. “La respuesta es clara: Porque ya alguien te evaluó y analizó tus perfiles en las redes sociales, y te descartó”.

De ahí la importancia de construir y mantener una buena reputación en línea. Se pueden expresar posiciones políticas o religiosas muy firmes, pero debe cuidarse siempre el lenguaje, mostrar respeto y tolerancia hacia los demás, demostrar preparación, educación y cultura general que genere confianza y respeto, eliminando cualquier fuente de conflicto.

Las redes sociales no son el demonio que condena, pero sí son una referencia que puede abrirte las puertas del cielo o del infierno. Depende de cómo y para qué las uses y de que nunca olvides que en Internet siempre hay alguien que está observando.

Equipo de redacción GoodLink

Artículos relacionados

Tecnología

5 nuevas tecnologías para ahorrar agua.

Tecnología

Calma tu ansiedad con alguna de estas apps

Tecnología

La fiebre de los drones, ¿son una buena opción para regalar?