Padres tóxicos, ¿Cómo saber si lo soy?

Es tan común ser un padre tóxico y que no nos demos cuenta.

10 de junio del 2019

Los padres tóxicos son aquellas personas que debido a las características de personalidad y malas experiencias tienden a dañar a los demás, y en estos casos, la educación de un hijo podría ser una tarea no muy aconsejable.

Los expertos pueden ayudar a diferenciar cuando existen padres tóxicos o cuando los hijos son victimarios. GoodLink te propone averiguar cuál es el comportamiento tóxico que no debemos repetir. Si presentas alguno de estos comportamientos debes buscar ayuda.

1.    Ser absorbente o aprensivo

Conforme el niño crece descubre cosas nuevas, aprenden a base de experiencias. Y en este caso, los padres tóxicos pretenden estar muy cerca de sus hijos, impidiendo cualquier tipo de independencia, anteponiéndose a que no caigan en un error y haciéndoles sentir culpables por querer convivir más con otras personas, que con ellos. Conforme los hijos van creciendo, la situación se va agravando y la relación puede llegar a considerarse enfermiza, tanto para el hijo, como para los padres.

2.    Buscar la perfección a toda costa

Los padres suelen tener altas expectativas de sus hijos y eso es completamente normal. Pero cuando sus deseos sobrepasan la realidad o intentan recrear su propia realidad a costa de sus hijos, es ahí cuando se complica todo. Fuera de querer “lo mejor para nuestros hijos”, se crean ciertas características idealizadas de la “vida perfecta” con la mejor carrera, los mejores ingresos, etc. En conclusión, lo que obtienen los padres son sentimientos de tristeza, decepción e hijos con problemas de autoestima.

3.    Vivir en continua competencia con los hijos

Aunque parezca irreal, esto pasa en muchas familias. Hay casos en los que las madres ven a sus hijas como rivales y padres que tratan de ridiculizar a sus hijos para poder sobresalir. En estos casos se presentan situaciones graves que van desde limitar el cariño hacia su hijo, culparlo de todo lo malo que le pasa, que se descargue en su hijo sobre los sueños frustrados que tuvo desde la niñez, entre otros.

4.    Usar la manipulación para lograr lo tú quieres

Los padres tóxicos usan la manipulación a su antojo para poder manejar la realidad, según lo que les convenga. Este tipo de comportamiento es  realmente dañino para los hijos, puesto que ofrecen una realidad distorsionada y muy alejada de la lógica y la razón, pero claro, son tus padres y eres el hijo, ¿a quien debes creerle?

5.    Jugar un papel de victima

En su afán por llamar la atención, los padres tóxicos suelen tomar el papel de victimas y tienden a usar la salud como conducto principal para conseguir que los hijos hagan lo que ellos quieran, aun cuando esto no sea lo más sano. Utilizan el chantaje emocional de forma deliberada y sin duda, es un peligro grave, pues la culpa los invade y terminan por ceder en todos los casos, convirtiéndose en una marioneta sin decisión alguna.

Equipo de redacción goodlink

 

Artículos relacionados

Salud

5 alimentos que ayudan a subir las defensas

Salud

Padres tóxicos, ¿Cómo saber si lo soy?

Salud

Conoce todo acerca del virus del papiloma humano