La gastronomía mexicana ha sido declarada patrimonio cultural de la humanidad

México y su gastronomía han conquistado el paladar de muchos en el mundo, pero, ¿qué hace es lo que lo hace única?

31 de octubre del 2019

Dicen que el amor entra por la boca. Y puede que de tanto haberse dicho, sea cierto. ¿Cuántas personas no han quedado enamorada de México por su riquísima gastronomía? En 2010 la UNESCO nombró a la cocina mexicana como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Esto, aunado a la catarata de programas de gastronomía internacionales que trajeron a gente de todo el mundo a probar nuestra comida, ha hecho que haya una fijación en el mundo con nuestra gastronomía.

 

El difunto chef y viajero Anthony Bourdain es quizás el ejemplo perfecto de la relación entre el extranjero y la comida mexicana y el enamoramiento que le produce. Bourdain estuvo varias veces en territorio mexicana y explicaba que la gastronomia mexicana es la que mejor muestra los orígenes de un país: desde las raíces indígenas hasta la colonización, la creatividad, el encanto y la identidad.

 

Pero ¿qué es lo que hace única a la comida mexicana?

 

La enorme diversidad:

 

Según Valentina Ortiz Monasterio, historiadora gastronómica, la valía de la cocina mexicana reside en su inmensa diversidad. Geográficamente, México es un país con muchos ecosistemas, cada uno con sus propios recursos. Esto ha dado como resultado que los ingredientes en cada zona sean distintos e incluso diametralmente opuestos, pero que configuran un universo de sabores muy extenso.

 

Tradición e Identidad

 

La gastronomía mexicana lleva un elemento de identidad muy marcado: las recetas llevan años e incluso siglos-como el pozole- y hay una condición ritualista en el preparado de la comida. Nuestra gastronomía explica bien los procesos históricos de nuestro país: los pueblos indígenas, la colonización española, el mestizaje, la independencia y la revolución.

 

Los sabores

 

De Norte a Sur, de Este a Oeste, hay todo que probar. Dulce, salado, amargo, agrio, agridulce, ácido. No hay cosa que no sea susceptible a hacerse en la cocina mexicana. De la carne asada sonorense a los panuchos en Mérida. Del cabrito regio al mole poblano. Del aguachile sinaloense a las tlayudas oaxaqueñas. El universo de nuestros sabores es casi infinito y hay que descubrirlo.

 

Los precios

 

Comer en México es muy barato, sobre todo si consideramos otros países. La inmensidad de recursos naturales que tenemos hace que cocinar sea relativamente accesible. En todo México abundan las “fonditas” o restaurantes de comida corrida, que son opciones de precio módico-y mucho más sanos que la comida rápida- que ofrecen un menú amplio de platillos tradicionales mexicanos.

 

Por Omar Quintana.

Artículos relacionados

Cultura

Escuchar rock todos los días aumenta la inteligencia y la creatividad

Cultura

5 películas mexicanas para ver el Día de Muertos

Cultura

5 series de asesinos seriales que no te puedes perder