¿El desarrollo de videojuegos también se le considera arte?

Adéntrate al arte de los videojuegos.

30 de agosto del 2019

La industria de los videojuegos nació en 1971 con el videojuego Pong, hecho en Segunda Dimensión y que era sólo golpear, como si fuera un juego de ping pong. De ese juego a los que tenemos hoy en día hay un universo de progreso que se ha dado gracias al desarrollo de las tecnologías: la complejidad de los videojuegos en los últimos 25 años es tan grande que han puesto sobre la mesa una nueva polémica:

 

¿Son los videojuegos el Octavo Arte?

 

1.- Intención narrativa

 

Con el desarrollo de la tecnología, a los programadores les ha dado mayor libertad para profundizar la historia del videojuego. Del arquetipo de rescatar a la princesa en Mario Bros, se ha pasado en odiseas profundas que cuestionan la ética humana en determinadas circunstancias, como en el videojuego Heavy Rain. Las ramificaciones en los videojuegos han tomado su influencia en la literatura, el cine y el anime y las formas de narrar cada vez son más intrincadas.

 

2.- La estética

 

Para desarrollar un nuevo videojuego se contratan varios equipos de diseñadores, artistas, programadores, etcétera. Es un trabajo grupal que necesita amalgamar todas las sensibilidades para entregar un producto sólido. En ese sentido, cada vez vemos más videojuegos con una estética mejor cuidada, artística, que apela a la belleza visual. Influencias de movimientos artísticos están presentes y dan una ambientación única.

 

3.- Reflexión sobre entretenimiento

 

Una de las principales críticas a los videojuegos en el debate de si debe ser considerado arte o no, es el objetivo que tienen. Como todo, los videojuegos son un producto hecho para vender y para entretenimiento, sin embargo ¿no es el caso de la música y del cine? Lo que diferencia al arte del entretenimiento es que el arte busca plantar dudas, dejar reflexiones y que el espectador se cuestione su realidad. Cada vez hay más videojuegos con esa línea de pensamiento. Desde la saga RPG de Final Fantasy hasta The Last of us, los videojuegos empiezan a ser fuentes de reflexión de hacia dónde vamos como humanidad, los riesgos del autoritarismo, de la tecnología, etc.

 

4.- Englobar las artes

 

Como mencionamos antes, hacer un videojuego es una tarea coral que ocupa de muchos trabajadores y creadores especializados en un área: diseñadores y artistas gráficos para lo visual, escritores para la historia, músicos para la banda sonora; y así sucesivamente. Esta revoltura de perfiles para ofrecer un videojuego hace que la industria de videojuegos sea un espacio híbrido donde confluyen la mayoría de las artes.

Equipo de Redaccion GL

Artículos relacionados

Cultura

Bye Netflix, estas son las películas Disney que podrás ver en Amazon Prime

Cultura

Escuchar rock todos los días aumenta la inteligencia y la creatividad

Cultura

Así serán las bibliotecas del futuro